sábado, 9 de junio de 2007

Un poco de aire fresco

La puerta amaneció abierta, y los rayos de luz todavía no se colaban anunciando el amanecer. Pero el perro del vecino ya estaba ladrando un capítulo nuevo. Hace varias semanas que no se producía el fenómeno a la inversa. Primero la luz del amanecer y luego los ladridos. Alguna voz científica de la comunidad comentó que podía ser el fenómeno del niño. Pero los menos doctos aseguraban que se trataba del niño, pero el del quinto, que no paraba de llorar todas las noches.

Este último mes estaba todo muy agitado en el vecindario. En realidad no era una novedad, siempre pasaba lo mismo al inicio del verano. El calor nos obligaba a abrir puertas y ventanas, para que un poco de aire fresco nos invadiera.

Pero el aire siempre trae muchas otras cosas…

Etiquetas: , ,

1 comentarios:

Blogger Carola Durán ha dicho...

Querido tiiito eres top genial, que indo todo lo que haz escrito y decidido compartir.

Carola

19 de noviembre de 2007, 7:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal