sábado, 4 de octubre de 2008

Economía real

Yo ya sabía que lo importante era estar con el producto adecuado y en el momento y en el lugar preciso, para que todos los esfuerzos empresariales sean recompensados con unas ventas sustanciosas.

Hoy sería el gran día, así por lo menos lo indicaban los informes de la mañana.
Me había preocupado de todo, había invertido hasta mi último peso. Ya faltaba muy poco para la hora de la verdad.

Dispuse la mercancía alineada y en orden para que los consumidores pudieran elegir y disponer rápidamente.

Vicuña Mackenna, metro Rodrigo de Araya, caen las primeras gotas de lluvia, y por fin puedo desplegar mi plan de marketing: “¡¡A luca el paraguas!!”

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal